..:: CHAPTER ::..

About

Junta directiva
Staff
Contact
Historia de la Cruz Roja Americana

 

 

Historia de la Cruz Roja Americana

Henry Dunant


La fuerza que dibujó muchos hombres y la nación junta en el movimiento de la Cruz Roja fue provista por Henry Dunant de Ginebra, Suiza. Le hablan a menudo que mientras que era el fundador de la Cruz Roja y en un sentido él. Él no era, sin embargo el no fue un organizador o una figura pública. Él era un ciudadano paricular que accidentalmente conocio el sufimiento humanos causados por guerra.


La lucha


El no conocio al emperador , pero no pudo escapar En 1859, Dunant viajaba en Italia norteña. Él era un hombre de negocios joven de 30, y él tenía solamente un objeto en la mente - conseguir la ayuda del emperador de Francia para un negocio que proyectaria en Argelia. El hecho de que el emperador entonces conducía a ejército francés contra el ejército de Austria no disuadió a promotor joven entusiástico
Él no vió al emperador, sino que él no podría escaparse viendo las muertes a la izquierda por la batalla de Solferino, donde la victoria francesa sobre los austriacos dejó 40.000 muertos y heridos en el campo de batalla. En el día de la batalla, Dunant había llegado en la ciudad próxima de Castiglione. Él ensambló en el trabajo de la relevación, envió a su coche para traer fuentes, y escribió a sus amigos en Suiza para que le brindaran ayuda. Él trabajó por tres días en su tarea desconocedora. Entonces él volvió a casa, nunca otra vez para ser  el hombre joven que había viajado para discutir un reparto del negocio con un emperador. Solferino cambió Dunant.


El libro

Si Dunant hubiera ayudado simplemente a un herido, el mundo probablemente nunca habría oído hablar de él; pero él tuvo que ir más lejos que eso. Él resolvió escribir una súplica contra la inhumanidad aterrorizante que él había atestiguado, en la ocasión que él puede ser un nuevo agente para prevenir o para reducir el sufrimiento de soldados. El resultado era una memoria de Solferino (Un Souvenir de Solferino), impresa en Ginebra en octubre de 1862. Este libro famoso, enviado por el autor a la gente influyente a través de Europa,fue más allá de toda la expectativa.

El movimiento hacia la organización Dunant no era un "hombre de la organización," pero uno de los lectores de su libro era la cabeza de un grupo contratado a trabajo local de la relevación. Gustav Moynier, townsman del compañero de Dunant, era presidente de la sociedad de Ginebra para el bienestar público. Él puso las ofertas de Dunant antes de este grupo de febrero el 9 de 1863, e hizo la principal fuerza que formaría la visión de Dunant en una sociedad de organización. Le  aprobó la cita de un comité de cinco hombres para continuar el trabajo en el material de Dunant. Este comité, que en la sugerencia llamó más adelante sí mismo de Moynier a "comité internacional permanente," decidía llamar una conferencia internacional en Ginebra. Al parecer Dufour, soldado principal presidió al comité de Suiza. El  secretario era Dunant; los otros miembros eran Moynier y dos médicos, el Dr. Appia y el Dr. Maunoir. Estos hombres pusieron la base para un acuerdo humanitario internacional, la convención de Ginebra, y para el sistema relacionado de las sociedades nacionales ahora conocidas como sociedades de la Cruz Roja.

Conferencia internacional de 1863

La conferencia internacional se realizó en Ginebra de octubre el 26 de 1863.  En parte gracias al grande trabajo preparatorio de Dunant, a está atendieron  los delegados dispuestos a hacer una favorable oferta hacia el comité. Todos, las 36 personas atendieron, incluyendo representantes a partir de 14 países europeos. La conferencia tenía dos alcances importantes: Aumentó la influencia del comité de organización; en segundo lugar, produjo las resoluciones para la consideración por gobiernos y la aprobación posible por una conferencia diplomática. En su sesión final, la conferencia declaró "que el Henrry Dunant de Monsieur... y la sociedad pública del bienestar de Ginebra... han merecido bien de humanidad y... de gracias ganadas universales."

Conferencia diplomática de 1864

 La conferencia diplomática Se llevo a cabo en Ginebra en agosto el 8 de 1864, con 24 delegados de 16 gobiernos. Los Estados Unidos enviaron a observadores, que hicieron sentir su influencia en el favor del tratado propuesto con negociaciones informales con los delegados. Basado en la experiencia de la Comisión sanitaria de Estados Unidos durante la guerra civil, el observador americano demostró que una organización voluntaria podría trabajar con eficacia con el gobierno de acuerdo con los principios que Dunant había propuesto. La conferencia enseño en los términos de la primera convención de Ginebra y mostro también que el símbolo del movimiento debe ser una Cruz Roja en un fondo blanco. El Dr. Appia, del comité de fundación, usó este símbolo en su brazo para la primera vez durante la guerra Prusiano-Dane'a de 1864. En  este tiempo el movimiento entero se conocía como la Cruz Roja, y el comité de organización tomó el nombre del comité internacional de la Cruz Roja.

La influencia Dunant  

Dunant sigue siendo una persona misteriosa, a pesar de las páginas escritas sobre él. Él podría llevar a la gente al entusiasmo por su escritura y negociaciones privadas, aunque ninguno de los proyectos en los cuales él estuvo interesado dieron vuelta en una ocupación permanente. En su madurez temprana, él trabajó con los grupos que intentaron atraer a hombres jóvenes de todas  las naciones dentro de una unión cristiana. Él era influyente en la fundación del YMCA internacional, que hizo su primera reunión en París en 1855. En otros tiempos él estaba interesado en los proyectos para reunir cristianos y judíos, para la fundación de un establecimiento judío en Palestina, y para promover paz internacional. Dunant fue traídopor un protestante y conducido temprano hacia la piedad y los buenos trabajos, en los cuales el ejemplo de su madre era particularmente fuerte. Como hombre joven, él perteneció a la liga de Ginebra de almas y trabajó en pro de la pobreza y la enfermedad. En edad avanzada , él  se negó a ser miembro en cualquier iglesia particular. "soy un discípulo de Cristo, como en el primer siglo, simplemente que," él escribió. Nada en la historia temprana de Dunant, sin embargo, lo preparó para las realidades de la guerra. Las muertes de Solferino lo sacudarieron profundamente y atraído en "anhelar" mencionó en los pasos siguientes de su gran libro: El sentido moral de la importancia de la vida humana; el deseo humano de aligerar un poco los tormentos de todos estos pobres.
La energia moral de Dunant lo hizo profeta en la Cruz Roja Americana .Su deseo de brindar  alivio humanitario en el dolor lo hizo hacerlo en  todas partes del mundo

Clara Barton

La Cruz Roja Americana fue fundada por Clara Barton y un circulo de conocidos el día 21 de Mayo de 1881 en la ciudad de Washington, D.C.  Mientras visitaba Europa después de la Guerra Civil, Barton escuchó hablar sobre el Movimiento Internacional de la Cruz Roja de inspiración Suiza. Al regresar a casa, Barton hizo campaña por crear una sociedad de la Cruz Roja Americana y por la ratificación de la Convención de Ginebra que protege a los heridos en guerra, la cual Estados Unidos ratificó en el año de 1882


Barton dirigió La Cruz Roja por 23 años, tiempo durante el cual la organización condujo los primeros esfuerzos de socorro en desastres domésticos e internacionales,  auxilió al Ejército de Los Estados Unidos durante la Guerra Hispano-Americana, y  llevó a cabo exitosamente la campaña para la inclusión del trabajo para el auxilio en tiempo de paz como parte del Movimiento de la Cruz Roja Internacional denominado “La Enmienda Americana”, movimiento que inicialmente encontró alguna resistencia en Europa.


La Cruz Roja recibió su primer estatuto en el congreso en 1900  y un segundo en 1905, el año siguiente a la renuncia de Barton a la organización. Este estatuto, que aun permanece en vigencia, plantea los objetivos de la organización que incluyen ofrecer socorro a los miembros de las fuerzas armadas de Los Estados Unidos, servir como medio de comunicación entre ellos y sus familias y proveer alivio y mitigación en desastres nacionales e internacionales.


Antes de la Primera Guerra Mundial, La Cruz Roja ya había presentado sus programas de primeros auxilios, de salubridad del agua y de asistencia en salud pública. Con  el estallido de la guerra, la organización presentó un crecimiento fenomenal. El número de delegaciones locales saltó de 107 en 1914 a 3,864 en 1918 y sus miembros aumentaron de 17,000 a más de 20 millones de adultos y 11 millones de jóvenes. El público contribuyó con $400 millones en fondos y en material para apoyar a los programas de La Cruz Roja, incluyendo aquellos para las fuerzas armadas Americanas y de los aliados y para los refugiados civiles.  La Cruz Roja proporcionó personal a los hospitales y compañías de servicio de ambulancia y reclutó 20,000 enfermeras registradas para el servicio militar. Un número adicional de enfermeras de La Cruz Roja salió a combatir la epidemia mundial de influenza en 1918.


Después de la Guerra, La Cruz Roja se enfocó en servir a los veteranos de guerra y en perfeccionar sus programas de entrenamiento en seguridad, prevención de accidentes, cuidado del enfermo en casa y educación nutricional. También prestó ayuda para las victimas de desastres mayores tales como las inundaciones del río Mississippi en 1927 y  la severa sequía y la Depresión durante los años 30.


La Segunda Guerra Mundial solicitó a La Cruz Roja, para que una vez más prestara sus amplios servicios al ejército de los Estados Unidos, al ejército de los países Aliados y a las victimas civiles de la guerra.  Inscribió a más de 104,000 enfermeras para el servicio militar, preparó 27 millones de paquetes para los prisioneros de guerra de Estados Unidos y de los países Aliados, y envió más de 300,000 toneladas de suministros a otros continentes. Ante la solicitud de las Fuerzas Armadas, La Cruz Roja también inició un programa nacional de donación sangre, el cual recolectó 13.3 millones de pintas de sangre para el uso de las fuerzas armadas.


Después de la Segunda Guerra Mundial, La Cruz Roja presentó el primer programa civil nacional de donación de sangre que en la actualidad provee cerca del 50 por ciento de la sangre y de los productos sanguíneos en el país. La Cruz Roja extendió su rol en investigación bio-medica y entró en el nuevo campo de  la preservación de tejidos humanos y su distribución. Durante los años noventa, dirigió una masiva modernización de sus operaciones en el servicio de donación de sangre para mejorar la seguridad de sus productos sanguíneos. Continuó prestando sus servicios a los miembros de las fuerzas armadas y sus familias, incluyendo durante las guerras de Corea, Vietnam y del Golfo. La Cruz Roja también extendió sus servicios a campos tales como la defensa civil, los entrenamientos en resucitación cardio-pulmonar y desfibriladores externos automáticos RCP/DEA, la educación sobre el SIDA,  y la disposición de cuidado y apoyo emocional para las victimas de desastres y sus sobrevivientes. Ayudó también al gobierno federal a formar La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y sirve como su principal proveedor de cuidado para las masas en desastres declarados federalmente.


A pesar de estar asociada cercanamente con el gobierno federal en la promoción de sus objetivos, La Cruz Roja se mantiene como una organización independiente dirigida por voluntarios y financiada por contribuciones públicas voluntarias y por cargos de reembolso de costos.  Un Consejo Superior de 50 miembros voluntarios dirige la organización. El Presidente de Los Estados Unidos, quien es presidente honorario de La Cruz Roja,  designa ocho Consejeros, incluyendo al Presidente del Consejo. El Presidente del Consejo nomina y el consejo elige al Presidente Nacional de la Cruz Roja quien es responsable de implementar las políticas y los programas del Consejo. La Cruz Roja Americana trabaja de cerca con el Comité Internacional de La Cruz Roja en materias de conflicto internacional y desórdenes sociales, políticos y militares. Como miembro de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Sociedad de La Media Luna Roja a la que ayudó a fundar en 1919, La Cruz Roja Americana se une con más de otras 175 sociedades nacionales en traer ayuda a las victimas de desastres a través del mundo